Nosotros

Defensores del derecho de los niños/as a vivir en familia

Somos una organización internacional sin fines de lucro, no gubernamental e independiente, fundada en el año 1949 en Austria. Trabajamos por la restitución del derecho de los niños y niñas a vivir en familia, buscando que nuestra labor genere resultados sostenibles en el tiempo. En nuestro país fue fundada la primera aldea en el año 1979, a raíz del devastador ciclón David.
El grupo meta con el que trabajamos corresponde a niños que han perdido el cuidado familiar o están en riesgo de perderlo y nuestro accionar se rige por las Directrices sobre las Modalidades Alternativas emanadas de la Convención de los Derechos del Niño.
Realizamos esfuerzos para evitar la pérdida del cuidado. Cuando el niño, niña o adolescente se encuentra en esta circunstancia, su ingreso a la organización se tramita mediante el Consejo Nacional de la Niñez (CONANI), organismo rector de la infancia en el país.
En la actualidad, brindamos cuidado alternativo bajo la modalidad cuidado residencial de tipo familiar (“Familia SOS”) a más de 350 niño y niñas, adolescentes y jóvenes en tres programas de acogimiento localizados en Los Jardines del Norte, Los Mina y Santiago de los Caballeros.
En estos espacios, que procuramos sean entornos protectores, seguros y estables para los participantes, brindamos servicios básicos (nutrición, educación y salud). Además, suministramos apoyo psicológico y fortalecemos sus capacidades para la vida adulta, a través de distintas estrategias con enfoco de desarrollo humano y desde una perspectiva de derechos.
La atención de los niños y niñas, adolescentes está liderada por una cuidadora de atención directa (“Madre SOS”), con la cual trabajamos junto a un equipo multidisciplinario que las capacitan y asesoran para el cumplimiento oportunamente su rol.
Promovemos la reintegración de los niños a sus familias de origen, trabajando con los referentes familiares para propiciar las condiciones que garanticen el bienestar del participante en su familia y comunidad.
En República Dominicana, formamos parte la Coalición ONGs por la Infancia. A nivel internacional, Aldeas Infantiles SOS es miembro de la UNESCO y tiene un asesor permanente en el Consejo Económico y Social de la ONU. La organización, con presencia en más de 134 países, ha sido nominada en varias ocasiones al Premio Nobel de la Paz.

Misión

null

Creamos familias para niñas y niños necesitados, los apoyamos a formar su propio futuro y participamos en el desarrollo de sus comunidades.

Visión

null

Cada niño y cada niña pertenece a una familia y crece con amor, respeto y seguridad.

Valores

null

Audacia

Compromiso

Confianza

Responsabilidad


Nuestra historia

Era el año 1979. República Dominicana había sido devastada por uno de los huracanes más mortíferos del Siglo XX: David. Se calcula que más de 2,400 personas perdieron la vida y 600 mil se quedaron sin hogar. Los daños a la agricultura, las infraestructuras viales e industriales se estimaron en 1000 millones de dólares. Las condiciones económicas del país empeoraron considerablemente.

En medio de tantas pérdidas materiales estaban los niños y niñas, adolescentes y jóvenes. Ellos y su infancia, ellos y su adolescencia o tal vez su juventud, marcadas por una realidad de las que eran inocentes.
¿Cuántos perdieron sus familiares en algunas de las inundaciones? ¿A cuántos padres David les arrebató el sustento, la motivación y la cordura para poder cuidar de sus hijos como se lo merecen?

Treinta años antes a este imborrable hecho, había surgido Aldeas Infantiles Internacional para brindarles el calor de hogar a los niños y niñas que habían quedado en situación de vulnerabilidad tras el fin de la II Guerra Mundial. A nuestro país, Aldeas llegó un mes después del paso de David, y el 25 de septiembre de 1979, producto de las gestiones del cónsul de Viena en aquel entonces, Juan Ostreicher, y Renée Klang de Guzmán, primera dama en aquellos años y fundadora del Consejo Nacional de la Niñez (CONANI).

La primera Aldea que tuvo la organización se ubicó en Haina, municipio de la provincia de San Cristóbal, que junto a otras del sur recibió con más fuerza los embates del Huracán.

Dos años más tarde, en enero de 1981, los niños, niñas, adolescentes y jóvenes fueron trasladados a Los Jardines del Norte, y en 1985, producto de la crisis económica que atravesaba el país, se fundó el programa de acogimiento de Los Mina. 18 años después, en 2003, inició el funcionamiento de la aldea de Los Cocos de Jacagua, en Santiago de los Caballeros, para atender a los niños necesitados de cuidado en la Región Norte.

Desde hace cuarenta años, acogemos temporal o permanentemente a esos niños, niñas, adolescentes y jóvenes que por circunstancias ajenas a su voluntad están en el mundo sin el cuidado familiar que se merecen, carentes del entorno protector al que tienen derecho, al afecto, la alimentación y la educación oportuna. Con nuestra labor buscamos que sean adultos fuertes, hombres y mujeres de bien, promotores de la importancia de la familia para el desarrollo humano y, por consiguiente, para el desarrollo de la nación.